lunes, 26 de octubre de 2009

España se queda atrás en la lucha contra los bonus

España se queda atrás en la lucha contra los bonus

La tibieza del Gobierno y del Banco de España contrasta con los planes de EEUU y de otros países para limitar sueldos de la banca.

Mientras Estados Unidos actúa, España se queda, de momento, de brazos cruzados. El Gobierno de Barack Obama parece decidido a poner coto a los bonus escandalosos. Al menos, a los cobrados por los directivos de empresas que hayan recibido inyecciones multimillonarias (700.000 millones de dólares, en total) de dinero público para evitar su naufragio. La semana pasada, Kenneth Feinberg, nombrado en junio para revisar el sistema de remuneraciones de esas compañías, propuso recortar un 50%, de media, los sueldos de estos ejecutivos, lo que dejaría los emolumentos de la mayoría de ellos por debajo del medio millón de dólares al año. Lo más preocupante para Wall Street es que Feinberg, conocido como El Zar de los Salarios, apoya extender esa limitación al resto de las firmas cotizadas.
A su propuesta (que no será retroactiva) se une el reciente anuncio del presidente de la Fed, Ben Bernanke, que investigará cómo determinan los salarios los 28 principales bancos del país, aunque no propondrá topes salariales ni prohibirá prácticas concretas, ya que "una talla única" no sirve para cada situación.


Ningún plan

Esos movimientos contrastan con la tibieza de España, donde no hay ni advertencias contra los excesos salariales ni se está trabajando en ninguna regulación específica. Un portavoz del Ministerio de Economía indicó que "no hay ningún tipo de plan para bajar el sueldo de los directivos de las entidades bancarias", que, recordó, no han recibido ayudas públicas. Los bancos españoles se han garantizado 200.000 millones de euros en avales estatales, pero, según Economía, "eso no es ningún regalo: de hecho, el Estado ha ingresado ya más de 1.000 millones con las comisiones" que cobra a las entidades por esas emisiones de deuda.

Información tomada de Público.es

El señor Fernández Ordónez, Presidente del Banco de España, que tan proclive se muestra en tantas ocasiones exigiendo la reforma laboral -reforma laboral que evidentemente iría en perjuicio de los trabajadores - o la revisión del sistema de pensiones español - ¡claro está! para entregar el negocio a los intereses privados de las grandes corporaciones - sobre este asunto de las escandalosas retribuciones de los banqueros no tiene nada que decir, parece ser. Y lanza la pelota al Gobierno o al G20.

2 comentarios:

Miguel Alvarez dijo...

Siempre ha sido igual. El temor reverencial que aquí inspiran los poderosos.

Tan malo es no actuar como el silencio y le mirar hacia otro lado de los responsables políticos.

Si el estadio regula el SMI o como se llame ahora. Si establece por ley la jornada laboral, la representación, las vacaciones, los derechos de diverso tipo, los tipos de cotización, etc.

que puede haber que impida la legislación sobre este asunto o establecer un marco impositivo adecuado.

No se quiere. ¿ Porque?. Si, Herrera lo definió bien, aunque yo no vote a IU, "amagan con la izquierda y golpean con la derecha". Lo demás son palabras huecas. La realidad es otra.

saludos,

Rafael del Barco Carreras dijo...

NARCÍS SERRA I SERRA.
CARGOS Y RETRIBUCIONES.

Rafael del Barco Carreras



PRESIDENTE EJECUTIVO CAIXA DE CATALUÑA 275.000 EUROS



CONSEJERO DE GAS NATURAL 150.000 EUROS



CONSEJERO TELEFÓNICA

CONSEJERO TELEFÓNICA INTERNACIONAL

CONSEJERO TELEFÓNICA CHILE

CONSEJERO TELECOMUNICACIONES DE SAO PAULO 470.000 EUROS



CONSEJERO GRUPO APPLUS 120.000 EUROS



VICEDPRESIDENTE VOLJA PLUS ?




2-12-09. Transcribo tal cual la indignación de uno de los 1.300 despidos propuestos en la CAIXA DE CATALUNYA.


Las cosas claras 27. novembre 2009 19:58 :
Porque no publicáis lo que dice La Gaceta hoy:
Narcís Serra gana 1,2 millones al año gracias a Caixa Catalunya.
Narcís Serra se aferra a la presidencia de Caixa Catalunya. Quiere presidir, al menos durante dos años, la caja que resulte de la fusión de Catalunya con Manresa y Tarragona. Y es que el antiguo vicepresidente del Gobierno con Felipe González ha visto como sus ingresos anuales han experimentado un vertiginoso incremento desde que se convirtió en presidente de Caixa Catalunya en 2005.
Serra, que el pasado 30 de mayo cumplió 66 años, insiste en pilotar, junto al director general de Caixa Catalunya, Adolf Todó, un proceso de fusión cuya necesidad negaba hace tan sólo nueve meses y que supondrá un recorte de 1.300 empleos según el último principio de acuerdo alcanzado entre las direcciones de las tres cajas implicadas y los sindicatos. Buena parte de los recortes de personal se realizarán a través de prejubilaciones.
Fuentes financieras cifran en algo más de 1,2 millones de euros los ingresos de Narcís Serra. Directamente de Caixa Catalunya, sólo percibirá este año unos 275.000 euros –en 2008 percibió
175.000 euros en concepto de salario y 80.000 por dietas de asistencia–, según afirman fuentes próximas a la entidad financiera, pero su presencia en los consejos de administración de participadas de la caja como Gas Natural, la compañía de certificaciones Applus, propiedad en un 23% de Volja Plus, de la que Serra es también vicepresidente, le reportan unos nada despreciables ingresos complementarios.
En el consejo de Gas Natural, Serra sustituyó en 2008 al que hasta entonces era director general de Caixa de Catalunya, Josep Maria Loza. En realidad, Loza sólo representaba a Caixa de Catalunya en el consejo de Gas Natural, por lo que sus dietas las ingresaba directamente la caja. Serra, sin embargo, fue nombrado a principios de este año consejero de Gas Natural a título personal.
Según el informe de gobierno corporativo de la gasista, el consejo de administración, excluidos el presidente y el consejo de ejecutivos, se repartió 2, 82 millones en concepto de emolumentos, con lo que a cada consejero le correspondió algo más de 150.000 euros.
Del grupo Applus, según fuentes conocedoras de la compañía, las cantidades que percibe Serra al año no bajan de los 120.000 euros. A eso hay que sumar el dinero que percibe por su participación en consejos de varias empresas del grupo Telefónica. Eso sí, Serra no llegó a Telefónica de la mano de Caixa Catalunya, sino por recomendación de La Caixa. Fue en 2004, cuando Serra se postulaba para integrarse en la dirección de la entidad que ahora preside Isidre Fainé.
En Telefónica, Serra es vicepresidente del consejo asesor de Cataluña y, además, está presente en los consejos de administración de tres filiales: Telefónica Internacional, Telefónica Chile y Telecomunicaciones de Sao Paulo. Sumando las retribuciones que aparecen en los informes de gobierno corporativo de esas sociedades, la cifra que recibe Serra al año se aproxima a los 470.000 euros.