lunes, 8 de diciembre de 2008

... serán los conservadores quienes enmarquen el desastre...


Leyendo el libro de George Lakoff "PUNTOS DE REFLEXION. Manual del progresista" me encuentro con esta interesantísima, muy actual y muy oportuna reflexión: "Si los progresistas no dicen nada cuando las políticas conservadoras hayan provocado el desastre, serán los conservadores quienes enmarquen el desastre, y es seguro que no lo enmarcarán como un fallo de su filosofía conservadora. Distorsionarán la naturaleza de las causas y echarán la culpa a los progresistas"

¿No es ésto lo que está pasando en el discurso sobre la actual crisis económica?

Es evidente que han fracasado y de manera estrepitosa las políticas conservadores del "todo en el mercado y por el mercado" y "fuera toda intervención de los poderes públicos". La "mano invisible del mercado" ha desaparecidoo ha intervenido de manera desastrosa en beneficio de sólo unos cuantos depravados. Estas políticas conservadoras ha llevado al desastre de la economía mundial causando necesidad y sufrimiento e inseguridad en millones de seres humanos.

Pero ante la debilidad del discurso de los progresistas sobre las causas de la actual crisis económica y de sus remedios, algunos conservadores se atreven a achacar a la regularación, a la supervisión, a la intervención de los poderes públicos, el origen de tal crisis.

Sin embargo, sería el momento, una oportunidad extraordinaria única, de reivindicar, de exigir, la necesaria e imprescindible intervención de los poderes públicos: el Estado es necesario, su intervención es imprescindible. ¿Será?

1 comentario:

Blog de Paco Piniella dijo...

No nos quepa la menor duda: Crisis dura, izquierda blanda. Ese es nuestro problema Gregorio.
Salud