lunes, 8 de marzo de 2010

Contra el FRAUDE FISCAL: una TONTERÍA SENCILLA

El Consejo de Ministros de la semana pasada aprobó el EL PLAN DE PREVENCIÓN Y CORRECCIÓN DEL FRAUDE FISCAL, LABORAL Y DE SEGURIDAD SOCIAL que incluye sesenta medidas orientadas a la prevención, a coordinar la captación de información, a mejorar la eficacia del control sobre el fraude y a cooperar en las acciones de recaudación.

Entre esas sesenta medidas no he encontrado una que el mismo proponente en su presentación calificaba de "tontería sencilla" pero que daría resultados inmediatamente; en tres meses, con esta medida "afloraría el dinero negro en la economía".

Se trataría de cambiar el color de los billetes de 500 euros en toda la Zona Euro para que afloren esos "56.000 millones de euros que se calcula que existen escondidos en España fuera de circulación, el 26% de toda la Eurozona". Tengamos en cuenta que con esos billetes se pagan esas operaciones ilícitas del tráfica de armas, del tráfico de drogas, de la explotación de personas, de las grandes evasiones fiscales.

Esta medida es la que lo que propuso el Coordiandor General de IU, Cayo Lara, en abril del año pasado.

Por otro lado Esquerra Republicana de Cataluña impulsó una proposición no de ley a debatir en la Comisión de Justicia para que se realizara un censo anual de billetes y se retirara la obligación que tienen las entidades bancarias de declarar las operaciones superiores a 3.000 euros en lo que a los empresarios y profesionales se refiere. Los republicanos quieren que se estudie la posibilidad de extender esta última propuesta a los movimientos de capital de los particulares, pero lo que busca la iniciativa es que el Gobierno promueva en el ámbito de la futura presidencia de la UE el debate y el estudio sobre su supresión.

Francia, por su lado, se propuso eliminar los billetes de 500 euros como una medida para presionar a los paraísos fiscales y frenar el blanqueo de dinero. Esta es una de las 30 medidas que continúa el plan de cerrar el cerco a los paraísos fiscales de acuerdo a lo anunciado en la cumbre del G-20 de Londres del pasado 2 de abril. Esto demuestra que la rigurosa agenda trazada en dicho evento, y que significó el término del Consenso de Washington se ha cumplido en forma progresiva.

¿Por qué no poner en práctica estas medidas apuntando directamente al "corazón del fraude"? A lo mejor no es una tontería sencilla, sino una medida original, eficaz.

2 comentarios:

Amigo de la Dialéctica dijo...

Hola amigo:

Muy buena tu reflexión. El problema es que los que dicen mandar mandan poco y suelen estar pensando en quién los fichará cuando termine su mandato político. Así que obran a su servicio en espera de la recompensa futura como consejeros o consejeras de alguna gran empresa con un salario astronómico. Estas prácticas deberían estar prohibidas por ley, pues hacen de nuestros responsables políticos e institucionales unos peleles.

La medida del cambio de color de los billetes sería muy efectiva, pero de lo que estoy seguro es de que no la tomarán nuestros actuales legisladores, mira la simpatía y el cariño que se tienen que en Europa el 80% de las iniciativas que se presentan en el parlamento europeo se adoptan conjuntamente entre los socialistas y los conservadores.

No se darán cuenta dónde los está llevando esta política. Hace unos años, como dice Ignacio Ramonet, 15 países de Europa estaban gobernados por la izquierda, ahora sólo hay 5 y, además, los más cuestionados por sus erráticas políticas económicas; pues ni sirven a los que representan ni a los que desean representar.

Recibe un muy fuerte abrazote amigo.

Santi Benítez dijo...

Se estima que más de cuatro billones - con b- de dólares están regados por cajas de seguridad de todo el mundo en billetes de 100.000 dólares... sí, sí, billetes de 100.000 dólares que, aunque no se lo crea, son de circulación legal - la reserva federal de Estados Unidos los va retirando en cuanto van cayendo en sus manos-. Un estudio de los años 80 estimaba que el fraude fiscal y la economía sumergida estadounidense se nutre en más del 77% de dichos billetes, existiendo transacciones fraudulentas basadas en estos billetes que, en algunos casos, dejaban pequeño el presupuesto federal de Florida, que ya es decir.

El control de los billetes de 500 €uros es básico si se quiere eliminar el fraude fiscal y las transacciones fraudulentas, hay que tener en cuenta que 10 millones de €uros abultarían 200 fajos de 100 billetes... poco más que un maletín, que puede ser transportado como equipaje de mano en tren o en coche a través de toda Europa. Retirar dichos billetes es una estupidez, pero lo de hacer cualquier tipo de cambio en el billete que deje fuera de circulación legal aquellos que no sean cambiados en un plazo breve sí que sería efectivo. Claro que aquí nos encontraríamos con el mismo problema que tiene la reserva federal estadounidense para declarar fuera de circulación legal los billetes de 100 mil dólares... la oposición frontal de los bancos, primeros impulsores de la economía sumergida, el fraude fiscal y las transacciones fraudulentas.

Así que estamos jodidos.

Ôo-~