jueves, 3 de julio de 2008

"Mantenella e non enmendalla"? Más tade, peor.

¿Quién y por qué están recomendando al Presidente Zapatero que no diga "crisis económica", que no nombre la realidad tal y como a nivel popular se dice, y que por el contrario utilice otras expresiones que no son eufemismos sino que sólo sirven para detectar un ocultamiento de la realidad y consecuentemente un propósito de engañar? Empecinarse en eso a mi entender está reportando más inconvenientes que ventajas al Presidente y a su credibilidad. Enumero sólo algunos: - Por primera vez el dirigente de la oposición supera al Presidente del Gobierno: "La imagen de Rajoy mejora considerablemente tras el congreso; Zapatero sufre más desgaste. Por primera vez Rajoy supera a Zapatero. El líder del PP logra una espectacular subida de 11 puntos y consigue una aprobación del 43%.", ha revelado el Pulsómetro de la cadena SER del 1 de julio. - Para obligarle al Presidente a tener que nombrar la realidad con la expresión que normalmente se utiliza todos, todos, los Grupos Parlamentarios se pusieron de acuerdo y lo obligaron a comparecen en el Congreso de los Diputados. Y en su comparecencia volvieron a abandonarlo y aislarlo: "Zapatero se queda solo en el Congreso en su empeño por rebajar la crisis. Toda la oposición critica el diagnóstico del presidente y su actuación ante la situación económica - Rajoy le acusa de "engañar" a los ciudadanos", titula El País su información sobre la comparecencia en el Congreso.
- Seguir empeñándose en esta situación, por otra parte, no reporta ni soluciones, ni confianza ni esperanza a los españoles y españolas que
  • cada vez que van al mercado para los mismos productos han de abonar más euros
  • por los mismos euros le ponen menos carburante en las estaciones de servicio
  • cada vez han de pagar más intereses por sus hipotecas
  • el piso que esforzadamente estan adquiriendo se les devalúa al tiempo que se encarece
etc. etc.

¿Cómo va a salir el Gobienro y el Partido Socialista de este atolladero? Y cuanto más tarde la situación se tornará más complicada y la salida más difícil.


"Pasó el mal trago, no satisfizo a ninguno de los demás portavoces pero, al menos, fue más lejos que nunca en el Congreso al admitir la mala situación económica y se esforzó en lanzar mensajes, para tranquilizar a los ciudadanos, de que no habrá recortes sociales pese a todo. Frente a él, todos los demás portavoces, uno tras otro, de la derecha y de la izquierda, le reprocharon que no admita la gravedad de la crisis y que no actuara antes. Zapatero nunca había escuchado a todos los portavoces, sin excepción, criticarle. Nunca le habían castigado tanto ni tan seguido.", continúa diciendo El País.

"Si algo puede salir mal, saldrá mal" dice la Ley de Murphy. Y lo peor sería que en la ciudadanía se extendiese la impresión de que el Gobierno se siente incapaz de enfrentarse a la situación, de encontrar salidas y que sólo manda a los ciudadanos el mensaje de "sálvese quien pueda". "Cuando las cosas se dejan a su aire, suelen ir de mal en peor", enuncia un corolario de la Ley de Murphy. Por tanto, que cuanto antes el Presidente recupere la frescura y la osadía que tanto le ha agradecido la ciudadanía


1 comentario:

Júcaro dijo...

Vengo leyendo tu blog desde hace algún tiempo. Me parece bastante bueno, ponderado en la crítica y reflexivo. Enlacé esta entrada en el último post que publiqué en el mío.

Saludos