martes, 13 de mayo de 2008

Revisar los Acuerdos con el Vaticano. Antes


Juan Cejudo Caldelas, Miembro de MOCEOP y de Comunidades Cristianas Populares, (sacerdote casado y creyente practicante) se plantea en Atrio. Lugar de encuentro de lo sagrado y lo profano ¿Revisar la Ley de Libertad Religiosa o los Acuerdos con la Santa Sede?
Plantea en primer lugar, creo que con cierta duda y escepticismo: "Muchos nos preguntamos si de verdad el Gobierno será capaz de afrontar las relaciones con la Iglesia de un modo muy distinto a como se viene haciendo hasta ahora". Yo también tengo esa duda y ese escepticismo. Me da la impresión que también en esta legislatura el Gobierno ha planteado este asunto desde la actitud temerosa que adoptó durante la anterior legislatura en sus relaciones con la jerarquía católica. Y ésta "le ganó la partida" y ahora también está dispuesta a no perderla. El Vaticano no está acostumbrado a perder. Ya ha comenzado a jugar este nuevo envite desde el principio. Véanse las primeras declaraciones de los cardenales de Valencia y de Toledo, García Gasco y Cañizares. Son sólo el aperitivo.

Por eso, Juan Cejudo y con él muchos más cristianos y laicos, de las comunidades de base y seguidores de otras confesiones así como ciudadanos no creyentes, laicistas, ateos, ... estiman que la cuestión ha de plantearse con decisión y con ánimo de alcanzar los objetivos justos desde otras bases y desde otros derroteros. Es la demanda de la secularizada sociedad española:

"En mi opinión, lo que se debiera de plantear es una revisión de esos Acuerdos, de modo que se eliminen privilegios, se respeten los derechos constitucionales y se ofrezca una relación más justa e igualitaria a otras religiones que en estos años han ido aumentando muy considerablemente su número de seguidores", dice Cejudo.

Ya en otro párrafo anterior había dicho: "La actual relación, se basa en los Acuerdos preconstitucionales Iglesia-Estado del año 79 que venían a sustituir al Concordato del año 53. Estos acuerdos son más propios de la época del nacional catolicismo que de los nuevos tiempos democráticos que vivimos en España desde hace ya muchos años".

Sigue el mencionado comentario de Juan Cejudo exponiendo a qué acuerdos deberían llegar tanto el Estado español como la jerarquía católica. Personalmente estoy de acuerdo en lo planteado. Es interesante leerlos, conocerlos y apoyarlos.
Es que como dice Javier Ortiz en Público: "Para organizar un Estado laico, lo primero que se precisa es tener la firme voluntad de organizar un Estado laico.
Dicho así, parece una redundancia, o una boutade, pero qué va. Es dudoso que quien se viste de gala para acudir al Vaticano a concelebrar la beatificación o santificación de éste o del otro supuesto mártir hispano, y besa la mano de todos los papas o cardenales que se le ponen por delante, tenga claro que lo que desea es que el Estado que representa sea escrupulosamente laico".
Una Editorial de El País, bajo el título de Laicidad equívoca sustentaba la misma tesis: "Es una buena noticia que, tras los vaivenes de la legislatura anterior, el Gobierno haya decidido desarrollar el mandato constitucional sobre las relaciones entre la Iglesia y el Estado. Pero sorprende que el camino escogido sea la reforma de la Ley de Libertad Religiosa y no, por el contrario, la revisión de los acuerdos con la Santa Sede de 1979. Aunque el Ejecutivo tendrá que especificar en su momento los aspectos que se propone reformar, los problemas surgidos desde que la ley entró en vigor no derivan tanto de su articulado como de la aplicación que han hecho los sucesivos Gobiernos, siempre favorable a la Iglesia católica, hasta consolidarla en una situación de privilegio frente a las demás confesiones".

1 comentario:

Blog de Paco Piniella dijo...

Hola Gregorio:
Te he puesto en mi listado de amigos en blog, puedes verlo en:
http://piniella.blogspot.com

He puesto ahora la octavilla de la concentración de esta tarde.
Salud!
Paco Piniella