viernes, 21 de noviembre de 2008

Los neocons se quivocaron y nos engañaron


Caminando, como todos los días, desde mi domicilio al trabajo por el Paseo del Vendaval de Cádiz (¡qué pena, qué suciedad, cuanto deterioro, cuanto abandono! en ese lugar de la ciudad desde la que es posible una de las mejores y de las más variadas vistas del casco histórico de Cádiz y del océano Atlántico ), venía escuchando a los tertulianos de la Cadena Ser opinando sobre la posible compra por parte de la empresa Lukoil de las acciones que la empresa inmobiliaria española Sacyr tiene en Repsol y así hacerse con el control de la energética también española Repsol y opinando y criticando las declaraciones del Presidente del Gobierno y su imaginada actuación sobre el caso.

En éstas estaba cuando me he acordado de una cita que desde hace tiempo tengo colgada en el corcho de la Oficina. Es una pintada de un anónimo argentino que dice:"CUANDO YA TENÍA LAS RESPUESTAS DE LA VIDA, ME CAMBIARON LAS PREGUNTAS".

Y me he acordado también de un cartel que tenemos en mi domicilio. Es el que cuelgo.

Los ultraliberales, los neoconservadores, los fervientes adoradores del mercado que nos ofrecían a éste como un nuevo "deus ex machina" que resolvería todos los problemas económicos, sociales, humanos, ... ahora nos cambian las preguntas.

Y los de la izquierda, ¡ingenuos de nosotros!, nos lo creíamos y los seguimos en vez de ... caminar por la izquierda.

1 comentario:

Tomás dijo...

Gracias a los Neocon estamos como estamos, esta crisis, las diferentes "cruzadas", vamos a dar gracias que del famoso trio ya no queda ninguno porque si aguantan no se cual habría sido nuestro futuro